Sexo: nuevos y clásicos usos y abusos

081215 secsexe THoy le he leído a un reputado bloguero una serie de consejos para principiantes en esta cybermanía. Todas sus propuestas eran ingeniosas y algunas me han arrancado una carcajada, no muy extensa ni sonora pero sí sincera. Uno de sus irónicos comentarios me ha llamado la atención: si quieres que te lean, trata en tus textos o documentos audiovisuales de temas interesantes para el potencial lector o espectadora, si puede ser sobre tecnología, religión o sexo. No me considero novato pero tampoco un experto en estas lides, pero de todas formas probaré con su receta, a ver qué pasa.

Tengo poco espacio como para justificar porqué en esta entrada voy a habla de sexo, así que voy directamente el grano. La sexualidad… posiblemente la cualidad humana más instrumentalizada por el poder económico, político y cultural desde el principio de los tiempos. Y el control cada vez es mayor, los medios de comunicación se encargan de ello todos los días.

Los nuevos movimientos sociales nacieron con la ambición de transformar una sociedad e hicieron hincapié en una nueva manera de definir los conflictos que devienen de las relaciones humanas, históricamente imperfectas y asimétricas. Sus principales exponentes: el feminismo y el ecologismo. La industria del sexo ha tomado buena nota y recientemente se ha podido leer en prensa cosas como que existe pornografía feminista -patrocinada por un estado europeo socialmente desarrollado- y juguetes eróticos sostenibles (si, estos que van a evitar que el agujero de la capa de ozono se haga más grande o se detenga el proceso de cambio climático).

Pero también hay muestras en la prensa de todos los días de un uso del sexo más clásico, si me apuran, fiel a los viejos presupuestos. Sí, me refiero al típico tío poderoso que se zumba a la plebeya o a su empleada. ¡Qué se lo cuenten a Il Cavaliere o a Letterman! Ya hablaremos otro día de la píldora postcoital.

Anuncios

Un pensamiento en “Sexo: nuevos y clásicos usos y abusos

  1. Aceptando tu invitación, como siempre, me he atrevido a leer el artículo “Sexo sostenible” que has enlazado.
    Es verdad que no se trata más que de marketing, mal enmascarado por cierto, aunque he de admitir que presentar un producto llamado Flexi-Felix tiene mucho mérito. Pero, ¿has leído el comentario #18 y subsiguientes?
    A lo que llegan algunos por comentar algo, lo que sea…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s