Bla, bla, bla… off

Monkey-BusinessOtra de las distopias más populares de la historia cinematográfica puede verse realizada. ¿Recuerdan el Planeta de los simios? Pues cada vez estamos más cerca. La revista Nature ha publicado recientemente un hallazgo realizado por un equipo de científicos de la Universidad de California (CA, USA) que explicaría porqué los humanos tenemos la facultad del habla y nuestros hermanos los chimpancés no. La culpa la tiene un pequeño detalle, un gen denominado FOXP2, el cual actúa como un interruptor y que desactivado en el organismo del chimpancé le hace mudo para siempre.

Las posibilidades que plantea esta hipótesis puede tener consecuencias incalculables e incluso, beneficiosas para la sociedad. Se podría deducir de todo este asunto que con una certera manipulación de la carga genética de estos animales, podríamos, antes de que cante un gallo, estar departiendo con un mono sobre la injusticia que supone que los galácticos del Madrid paguen los mismos impuestos que sus colegas españoles. Porque, claro, tener la facultad de hablar no significa que los monos vayan a tener la habilidad de decir cosas inteligentes. Ocurre con muchos humanos, como por ejemplo con el presidente de la patronal española, o con el rey de mambo de una empresa que fabrica ropa para las chicas o con el gobierno suizo (este que funcionaba como un reloj  gracias a los mangantes -perdón, quise decir magnates- del mundo).

Estas mentes ¿pensantes? han dicho recientemente que sería buena idea implantar en España los contratos de horas móviles. Es decir, un trabajador firma, por ejemplo, un contrato de equis horas de trabajo al año y el empresario te las distribuye según le convenga (necesidades de la producción, o la demanda manda). En definitiva, que el currito puede estar tres meses sin pegar ni golpe y de repente, llamarte el jefe y decirte que te prepares, que desde mañana y durante una semana, de corrido, vas a hacer jornadas de quince horas diarias. Vamos, que no saben que las personas aunque lleven tres meses paradas, necesitan descansar para seguir viviendo. También, al pluriempleado le va a ser complicado compaginar sus variada vida laboral con criterios tan poco previsibles como la necesidad de producción.

Y yo me pregunto: ya que sabemos donde está el interruptor este del habla, por qué no le damos y apagamos a estos tíos.

Anuncios

3 pensamientos en “Bla, bla, bla… off

  1. Lo cual demuestra que realmente ya hay monos que hablan (sin ofender a lo monos que son una monada). Realmente y para ser justos, hay cerdos, pulpos, ratas y hasta serpientes que hablan, se afeitan, usan pantalones y se hacen llamar señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s