Inteligentes, listos, aprovechados y estafadores

El profesional de la acumulación de capital metido en el negocio inmobiliario, Jerry Speyer, ha amenazado a Obama. Le ha dicho que como se le ocurra regular la actividad financiera de los bancos estadounidenses, éstos se irán a otro país donde todo le salga más barato:  “es difícil creer que la gente que dirige los grandes bancos de Wall Street, que es muy lista, no se esté pensando que podría hacer el mismo trabajo desde China, Hong Kong o Singapur“, dijo durante un encuentro entre amigos de amasar grandes fortunas.

Nada nuevo. Pero sí es interesante la utilización que hace Speyer del adjetivo listo. Todos sabemos, incluido los científicos más eminentes, que la mente es un gran misterio. En España, el amigo Punset nos lo repite a cada segundo. Sin poner en duda que quienes dirigen las grandes empresas son personas con una inteligencia cuanto menos aceptable, no podemos decir lo mismo de su catadura moral, sin tener en cuenta que existen casos y circunstancias y que generalizar está muy feo (igual o peor que señalar a alguien con el dedo).

Inteligente, según el diccionario de la Real Academia Española, es alguien que entiende, comprende y sabe dar solución a los problemas. Es decir, si uno o una monta un buen desaguisado, ese o esa es lo opuesto a inteligente, es decir, tonto perdido.

También tenemos la palabra listo, aquí tenemos que detenernos un poco. En el uso que hacemos del lenguaje -por lo menos en castellano- la tenemos presente de dos formas, como adjetivo y como sustantivo. En el primer caso, cuando la utilizamos es para describir coloquialmente a una persona como inteligente. Pero un listo o una lista es otra cosa. Es alguien que quiere sacar provecho de alguna circunstancia que se le presente como favorable, vamos lo que se suele llamar un aprovechado o aprovechada.

Y al hilo de definiciones de diccionario, el economista y catedrático, Juan Torres, también propone la suya para describir lo que ha ocurrido con los bancos y los banqueros, antes y durante la crisis. Los aprovechados, también son unos estafadores porque además de una falta moral, también han demostrado faltar a la Ley. Más regulación significaría más motivos para enjaularlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s