Crisis y nuevas estrategias en la búsqueda de empleo

Me cuenta una persona que se quedó en el paro allá por el mes de enero de este mismo año que su principal objetivo en la vida fue volver a encontrar trabajo. En su despliegue para alcanzar la meta, las empresas de trabajo temporal fueron su primer blanco. Con una carpeta llena de curriculums y un plano con la ubicación de cada ETT se dispuso a darle más trabajo a quienes atienden estos negocios y dejar su solicitud de empleo acompañada de su interesante experiencia laboral en cada punto señalado sobre el mapa.

Tras varias mañanas de ajetreo, es de agradecer que las ETTs en la capital de la Costa Blanca están muy próximas unas de otras, esta persona visitó un puñado de supermercados del empleo basura donde le hicieron, nada más entrar, la siguente pregunta: ¿tienes internet? A lo que respondió que “sí”. Pues nada, se podía haber ahorrado la peregrinación a la meca de las promotoras de la temporalidad y la precariedad laboral y haber realizado su solicitud a través de la red de redes.

Y es que como señalaba el periodista Ignacio Ramonet en La golosina visual hace unos años ya, las catastróficas y apocalípticas crisis económicas para muchos, por que lo dicen los políticos y los medios de comunicación, se tornan en benditas y oportunas para algunos magnates de la industria del audiovisual. Ramonet recuerda que en el crack bursátil del 29 que condujo a una profunda recesión económica a los Estados Unidos, sirvió de trampolín y empujón para la producción cinematográfica que en esos momentos vivió un salto tecnológico con las primeras producciones sonoras. Las fábricas estaban vacías pero los cines repletos de parados intentando olvidar sus penas.

Ahora ocurre algo parecido con internet: las obras y las oficinas están han reducido personal considerablemente o han echado el cierre pero los administrativos, albañiles, fontaneros y electricistas buscan trabajo frente al portátil. Es significativo, según un estudio realizado por la fundación de una operadora de telefonía móvil, que los mileuristas utilicen en mayor medida que el resto de la población internet para conseguir trabajo mientras olvidan sus penas. Y no es de extrañar, los ejecutivos de grandes empresas, como por ejemplo, los que montaron este guirigay económico-financiero o un controlador aereo, no piden trabajo en las ETTs ni tampoco tienen una pena tan grande.

Anuncios

Un pensamiento en “Crisis y nuevas estrategias en la búsqueda de empleo

  1. Muy interesante esta anécdota que cuentas acerca de la búsqueda de empleo de ETT a ETT; yo viví una experiencia similar. En mi caso no importaba tanto el hecho de que hubiera podido evitarme los paseos como el de que se negaran a atenderme in situ. Me pregunté durante aquellos días cuánto tiempo tardarían en ofrecerme asiento y un cafelito —a lo mejor con “donus”— si huebiera entrado trajeadita, con maletín y una tarjeta en la que se pudiera leer mi posición como miembro de un equipo de recursos humanos de cualquier corporación.
    A lo que voy, en el INEM nos registran, en la ETT nos tratan como al componente “de segunda calidad” de un mecanismo en el que, me parece a mí, ambos extremos son de importancia vital, tanto quien necesita personal como quien se encuentra deseoso de trabajar. El intermediario, la ETT, mira tú por donde, después de que ellos mismos me recordaran el potencial que ofrece Internet, comenzó a resultarme del todo prescindible. De hecho, encontré un empleo sin que ellos participaran.
    En cualquier caso, parece que nunca hay nadie de parte del parado.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s