Y la izquierda pierde el tiempo buscando nuevo nombre

Un artículo publicado en la Revista Española de Investigaciones Sociológicas, y reflejado de otra manera en un diario estatal, demuestra que el Estado Español poco ha hecho en los últimos cincuenta años por la población ajena al poder. Lo mismo se puede decir en el resto de Europa y en Estados Unidos donde en una publicación en francés se habla de la destrucción a una velocidad escalofriante de la clase media, un estrato de la población que siempre ha representado la buena salud de la sociedad consumista pero que en el momento de la verdad ha quedado patente su imposibilidad de influir en la toma de decisiones políticas.

La izquierda política en pleno proceso mercadotécnico para mostrarse como el mismo perro pero con distinto collar parece que se empeña en seguir poniendo parches en lugar de trabajar por transferir poder de arriba a abajo. Si tuviesen un mínimo de interés en hacer algo por los demás, en lugar de por si mismos, estarían en la puerta de los ayuntamientos pidiendo más participación, más democracia, más poder para los desempoderados.

Anuncios

2 pensamientos en “Y la izquierda pierde el tiempo buscando nuevo nombre

  1. En vez de perder el tiempo buscando un nombre que “enganche” a los electores (Iniciativa Socialista , Izquierda Verde, etc.) la izquierda debería de preocuparse por cambiar su estructura política y adaptarla a los tiempos que corren, y por ahora no parece ser que se encamine en esa dirección.

    Tenemos el ejemplo de Los Verdes que tras años de segregación en pequeños partidos diferentes han apostado unirse bajo un mismo paraguas que vaya más allá del nombre “verde”. Apuestan por la política de base, de abajo-arriba, a través de la organización como Cooperativa Política donde individuos, colectivos y partidos políticos tienen cabida. El modelo de trabajo de la cooperativa política recoge la aportación de todos sus miembros a través de cualquier tipo de participación (trabajo en grupos sociales, activismo, nuevas iniciativas, etc.) comprometida por la justicia social, la justicia distributiva, la justicia cultural, los derechos humanos, y la protección medioambiental. En la cooperativa todos pueden participar y en la medida de ello tomar decisiones, no solo quienes aportan capital económico a través de la afiliación. Las iniciativas sociales y de colectivos son apoyadas, analizadas y compartidas, sus necesidades son escuchadas para trabajar conjuntamente hacia soluciones sostenibles y de mejora.

    Es hora de que la política cambie, es hora de construir política social sustentable.
    “Think big, vote green” 😉

  2. Estoy de acuerdo contigo en que necesitamos (los gobernados) algo más que un cambio de nombre. El mismo perro pero con distinto collar. Estaba leyendo ahora mismo el contenido que publican en algunos medios anarquistas y la situación es muy inquietante. El uso de palabras como perros capitalistas, patas peludas, mercenarios explotadores, … son algunos de los conceptos que se utilizan para definir a personas que gozan de prestigio en la sociedad. El discurso (el contenido de la política) es el problema. Espero que Los Verdes, tengan presente esta dimensión de la acción y que cuando hablen, no parezcan marcianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s