Un punto de vista

Eduardo Punset, representante en el Reino de España del buenrollismo racionalista ha dicho recientemente que el “pensamiento científico tiene todas las de ganar“. Lo dice porque, según su juicio, existe una batalla entre lo que él llama el pensamiento dogmático y el racional-científico. Sus palabras vienen al caso de unas declaraciones realizadas por el astrofísico Stephen Hawking quien ha afirmado recientemente -en una gira promocional de su nuevo libro por los medios de comunicación- que Dios no tuvo nada que ver en el ya célebre y mítico Bing-Bang. Los que viven de la religión, lógicamente, han entrado al trapo. En definitiva, todos contentos, los fieles más fieles al sentirse reafirmados como víctimas y el científico a vender libros como churros.

Sigamos con Punset. Hay una cosa interesante en sus declaraciones a la prensa. Dice que el pensamiento dogmático, hasta ahora, tiene capacidad para influir en los ¿mecanismos?  de decisión social pero que esto puede acabar debido a que las características del proceder científico ha revelado la solución para muchos problemas que nos atañen. Y todo esto lo enmarca en un contexto bélico-amoroso (éste también aprovecha para dar pábulo a su cantinela), él sabrá a qué se refiere.

El divulgador habla de la cercana victoria del pensamiento científico pero elude explicar por qué no lo ha conseguido ya, que son los mismos porqués de porque no lo hará nunca como sigamos por el camino que nos llevan. Que Hawking diga que Dios no tiene arte ni parte en este mundo, y lo demuestre, no sirve de nada -excepeto para vender algunos libros- si en las escuelas de Estados Unidos y el Reino Unido existe una asignatura como el creacionismo en la que millones de niños y niñas aprenden a ser forofos de lo contrario. El pensamiento dogmático tiene sus defensores y pregoneros y éstos no son precisamente ignorantes. De hecho, lo puede parecer el presidente de Timofónica cuando habla de acabar con la neutralidad de red porque él hace con los contenidos de internet lo que le da la gana, que para eso son son suyos al pasar por sus cablecitos -que en realidad lo son de todos los españoles-, o los representantes de los empresarios cuando dicen que para crear empleo hay que facilitar el despido de trabajadores. O los banqueros que advierten que subir los impuestos ralentizará la salida de nuestra crisis -que no es la de ellos-, o como la Primera Regidora de una localidad del área metropolitana de la capital de la Costa Blanca, se da el gustazo de tildar en público como “un punto de vista” el trabajo de un investigador porque políticamente no le interesa “elevarlo” a la categoría de estudio científico. La misma regidora que años atrás echó por tierra públicamente un informe medioambiental realizado por una universidad al haber sido elaborado por simples “becarios” de investigación y que situaba en la picota a una empresa de mucho peso en la economía de dicho municipio. Varios años más tarde, cuando convino y estuvo todo atado y bien atado, la empresa era tan contaminante que había que deshacerse de ella, eso sí, le despidieron con música y todo.

Es más, el dogmatismo, fundamentalismo y fanatismo están en auge y además blindados con leyes en estados democráticos. Con buenas razones y demostraciones empíricas no se mantiene el ya asumido “80-20”. Con el buenrollismo, películas de buenos y malos, el control de la información y la formación del pensamiento puede que sí. En 1984 sale que sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s