Una de anestesia

Karl Marx hablaba de eso de que la relegión era el opio del pueblo. En general, la izquierda ideológica siempre se ha quejado de que la población está amuermada, que está extasiada ante el reclamo colorista y seductor de la sociedad de consumo que nos convierte en infantes perezosos y complacientes. En definitiva, que la justificación ante la desidia imperante en la sociedad, sobre todo en aquellos estratos particularmente castigados por la economía capitalista, estriba en la falta de energía social, la famosa actitud pasiva de la que todos y todas hemos oído hablar.

Resulta que los liberales también se quejan de lo mismo. Y, por supuesto, la culpa es exclusiva de las políticas progres, “vivimos en una sociedad anestesiada por los subsidios“, dice un empresario metido a escritor durante su alegato planfetero “en una sociedad conformista alimentándose en restaurantes de comida rápida y montándose sus propios muebles en casa”, añade. ¿Sabe este tipo algo de publicidad? Seguro, está intentando vender un cuento para dormir a las ovejas, como él mismo dice: “estamos revisando la historia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s