Apocalípticos e interesados

Estoy de acuerdo en que este es un buen momento para que los demagogos hagan el agosto. Me refiero a la cascada de comentarios apocalípticos y oportunistas aludiendo al carácter perjudicial de las centrales nucleares poniendo como ejemplo lo que está sucediendo en Japón.

Pero tan poco afortunado es que algunos aprovechen el momento tan delicado que está sufriendo la población nipona para dar verosimilitud a sus argumentos alarmistas como lo es que otros, supuestos expertos, comparen a la baja -como lo están haciendo en algunos medios de comunicación- el citado desastre con la catástrofe de Chernobyl y zanjen la discusión reduciendo todo el problema actual a un minúsculo detalle como la lluvia ácida, que es uno de los efectos reconocidos por algunos expertos en relación a todo lo que está aconteciendo en las centrales afectadas por el seísmo en Japón. Para colmo, ahora anuncian que la Unión Europea va a realizar unos tests de stress a las centrales nucleares europeas, al igual que hicieron con los bancos y cajas de ahorro meses atrás. Una decisión bastante sospechosa si tenemos en cuenta que en el caso del sistema financiero los resultados de estos sistemas de evaluación pretendidamente extremos fueron en realidad bastante blandos a tenor de los hechos posteriores. En definitiva, estas salidas que tienen las autoridades y sus expertos parece que obedecen a la intención de transmitir confianza a la población, en el caso de las futuras auditorias a las centrales nucleares, y a los mercados, como lo fue cuando se realizaron a las entidades financieras de la UE.

Sea como fuere la existencia de las centrales nucleares conlleva unos riesgos, más o menos controlados, y unas consecuencias seguras —basura radiactiva— y hechos como los que ocurren en Japón abren, o re-abren, el debate sobre el futuro de este tipo de energía. Es cierto que los informes que produzcan los stress tests nos intentarán persuadir de que no existe un lugar más sano que una central nuclear —complejos comerciales aparte— o que la seguridad es superior a la del penal de Alcatraz.

Desde luego que no se puden tomar decisiones solamente por lo que ha ocurrido en Japón, como dice la ministra Salgado, pero la discusión no debe centrarse exclusivamente en la seguridad de las centrales. El debate debe atender a otros objetivos, por ejemplo, qué vamos a hacer, o qué estamos haciendo, para sustituir a la energia nuclear. Lo quieran o no las autoridades, la energía nuclear —hablamos de la generada por fisión— no tiene ningún futuro, todo lo contrario que los partidos ecologistas ya que se abre ante ellos un nuevo horizonte electoral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s