Regala un algoritmo por Sant Jordi

Cuenta el periodista Ignacio Ramonet que algunas empresas de comunicación han conseguido poner en práctica métodos poco convencionales para seleccionar y producir contenidos pseudoinformativos on-line (el adjetivo lo pongo yo). Según explica el informador un algoritmo como los que usa google discrimina el polvo de la paja, lo que interesa a los consumidores de contenidos —lectores y anunciantes— de lo que es intrascendente, según la perspectiva de los mencionados anteriormente.

La idea es bastante simple: qué conceptos o ideas son las que llaman la atención de los usuarios de internet y de los anunciantes. En función de los resultados la empresa crea contenidos, Ramonet lo llama informacion low cost aunque también podríamos denominarla fast news, ya que se trata de una divulgación inmediata, de consumo rápido y resultados emocionalmente satisfactorios, como las hamburguesas o las pizzas de cadena de restauración. Queda claro que lo importante no es informar sino vender.

Pero esto de darle lo que quieren a los consumidores también se pone en práctica en otros ámbitos de la divulgación de lo que se denomina la actualidad. En un diario de tirada nacional publican hoy una entrevista con una genetista —y escritora por afición— que defiende la necesidad de separar a niños y niñas en los centros educativos. El contenido de la entrevista —plagada de ideas basadas en estereotipos sociales más que en resultados científicos, a saber: que las mujeres aparcan peor sus vehículos, que son menos arriesgadas, que son peores en matemáticas, o que tienen el dedo anular más pequeño que el índice— deja clara la siguiente tesis: hay que anteponer el producto —enseñar contendios en las escuelas— al proceso —educar y socializar—. Esta argumentación, lógicamente, tiene sus partidarios —y críticos a ultranza— y el editor de la genetista lo sabe. Ya estaís perdiendo el tiempo, corred a las librerias que hoy es Sant Jordi, ¿qué mejor regalo para su novio o marido? Seguro que le gusta el libro.

Anuncios

2 pensamientos en “Regala un algoritmo por Sant Jordi

  1. A Mr. Louve lo de medirse el dedo índice ya no le entretiene desde que descubrió que su hombría, léase gusto por el riesgo y desdén por la madurez (o debiera hablar de sedentarismo), se medía en otra parte de su cuerpo, como saben todos lo niños pese a compartir el aula con esas niñas tontas que sólo quieren hablar de amor, llorar y prepararse para la menstruación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s