Aquellos barros trajeron estos lodos

Recuerdo como mi profesor de Historia de Economía Política en la Facultad —estoy hablando de hace más de quince años— se lamentaba, ante el triste panorama que nos asistía en esos momentos, de la pasividad de la que hacían gala los más perjudicados en la crisis de los noventa y su falta de ánimo para protestar y quejarse por el drama que estaban viviendo. Decía, también, que la olla a presión se destaparía tras un partido de fútbol, congregada la masa para otros menesteres y despertando con violencia y descontrol.

También he leído que esta crisis es, ni más ni menos, la consecuencia aplazada de aquella, la de los noventa. Que las efectos que deberíamos haber vivido entonces nos están pasando factura ahora con creces. Que en esos años los gobernantes de todo el mundo Occidental, para salvar sus cabezas, cogieron una escoba y barriendo se dedicaron a ocultar las miserias debajo del felpudo.

Ahora, parece, que la técnica de la alfombra no les va a funcionar. Y también se vislumbra la reacción de los desfavorecidos. De momento es una respuesta controlada y racional. Vamos a ver si la de los que tienen el poder legal también lo es. Algunos medios de comunicación no han empezado con buen pie y siguen pensando que esto es una cuestión de rojos indocumentados y niñatos.

Las manifestaciones en el Mediterráneo comenzaron en Francia hace ya algunos años. Primero con las manifestaciones violentas que tuvieron lugar en París y alrededores con el problema de la inmigración de fondo. También con las protestas contra el pensionazo, o en Grecia tras el rescate, según nos contaron los medios de comunicación, con uso de la fuerza por parte de los manifestantes. Aunque como suele ocurrir en estas situaciones, la pregunta imprescindible que hay que hacerse es quién pegó primero.

La Junta Electoral no ha estado hábil ni lúcida. De golpe, ha legitimado el uso de la fuerza, todo por una chorrada como la jornada de reflexión, una figura claramente desfasada que no es más que un sinsentido dada la realidad tecnológica actual. Por si fuera poco, algunos medios de comunicación ya están calentando el ambiente. Esta sí que es la verdadera batalla.

Esta noche, tras cubrir la jornada de cierre de campaña, me voy con ellos y ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s