La física en el #15-O

Ayer fue día de manifestaciones y protestas en distintas ciudades del mundo contra los últimos coletazos del orden mundial tal y como lo conocemos. Lógicamente sólo pude asistir a una, la de Alicante. Ni la menor idea de cuántos participamos, ni tampoco la puedo comparar con otras experiencias anteriores en términos cuantitativos con mi ojímetro puesto que correría serio riesgo de errar. Sé que fuimos muchos, nada más. Protestamos contra las entidades financieras y las decisiones de los gobernantes. Todo en el más estricto respeto al mobiliario urbano aunque no pudimos decir los mismo de la atmósfera y sus fenómenos ya que le dio por descargar una ligera lluvia cuando transitábamos por la Explanada sobre las ocho de la tarde.

Los periódicos han informado, como siempre, a su estilo: cuentan lo que les parece y como les conviene, salvo alguna honrosa excepción. He leído la crónica de lo acontecido ayer en el periódico más popular de Alicante y se parece bastante a lo que vi. Pero otros, ¡ay! los otros… En fin, no voy a darle más publicidad a la prensa reaccionaria. Reaccionaria en el sentido físico del término, me explico. El principio de acción-reacción, la tercera Ley de las formuladas por Isaac Newton, manifiesta que si aplicamos sobre un cuerpo una fuerza determinada, éste produce otra de la misma intensidad pero en sentido contrario.

Una manifestación contra las condiciones impuestas por los poderes económico y político —una acción de fuerza, al fin y al cabo— siempre es contestada con otra fuerza, valorar si una y otra tienen la misma intensidad es bastante más complicado. Emprenderla a golpes contra los manifestantes no siempre es la vía adecuada y se suele utilizar en dosis administradas convenientemente por los mandarines de turno, sobre todo si los que tienen la capacidad de tomar esa decisión tarde o temprano pasarán por el juicio sumarisimo que suponen las urnas.

Los medios de comunicación suelen encargarse de los asuntos sucios de los que los políticos y las élites económicas se niegan a abanderar, de ejecer la fuerza en sentido opuesto de la que hablaba el científico británico. De todas las majaderías que han salido publicadas ayer en la prensa me quedo con una impresa en un diario neoyorquino. Se trata de un tabloide editado por una empresa de Murdoch y habla del Occupy Wall Street (OWS) y su acampada en el parque Zuccotti. Según este medio, el alcalde Bloomberg detectó la necesidad de hacer algo contra el que puede ser el foco infeccioso jamás aparecido hasta el momento en el planeta americano. La solución: la instalación de los populares WC portátiles y, también, de un sistema dispensador de gel higiénico para las manos. Curioso que no se hable en términos tan extremos ni amarillistas cuando los mass medias se refieren a concentraciones erotico-festivas masivas como los sanfermines pamplonicas, las fallas de Valencia o nuestras fogueras, por poner algunos ejemplos.

Fuerzas como la indignación y las protestas contra el cuerpo del poder político y económico generan otras en sentido contrario como el miedo —en sus distintas y graduales aplicaciones— o la violencia —en otras situaciones—, aunque está por ver si no son de la misma intensidad. Los que tienen la capacidad de legislar, disparar pelotas de goma, dar porrazos o contar las cosas a su conveniencia, burlan la tercera Ley de Newton.

Anuncios

4 pensamientos en “La física en el #15-O

  1. Ayer fue día de manifestaciones y protestas en distintas ciudades del mundo contra los últimos coletazos del orden mundial tal y como lo conocemos.

    ¿De verdad serán éstos sus últimos coletazos? A mí me parece que el “orden mundial”, que viene a ser el mismo en todas las épocas de la historia —unos arriba y otros abajo— tiene una capacidad de regeneración asombrosa.

    Me ha encantado el título.

    • El orden mundial, tal y como lo conocemos, con unos EE.UU. como “jefes del cotarro”, una economía basada en la industria consumidora de hidrocarburos, con la concentración y difusión de la información en “cuatro manos” o de las democracias representativas, entre otras características que definen el viejo y trasnochado sistema de hacer las cosas. Un buen ejemplo de lo que afirmo lo tienes en esta entrada: http://mundomundialtortosa.blogspot.com/2011/10/los-bric-ya-son-el-norte.html
      En todo caso, lo de los últimos coletazos no debe interpretarse como un “le quedan dos telediarios”, es una forma de representar una tendencia en el curso de los acontecimientos. Lo que sí es cierto es que en quince años las cosas se van a parecer poco a lo que conocemos actualmente.

      Celebro que te haya gustado el título y gracias por participar.

  2. En ocasiones no sólo hay que tener la capacidad de legislar, disparar pelotas o dar porrazos, también está la de comprar conciencias (quien puede puede) y en demasiadas ocasiones las vendemos baratas. Confío que si no para otros menesteres, en esta ocasión, los distintos 15 sirvan para subir el precio de las mismas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s