¿La burbuja del enchufe está a punto de estallar?

El famoso déficit tarifario promete ser el nuevo quebradero de cabeza de todos los españoles; los periódicos hablan de 24.000 millones de euros… y subiendo. Una deuda que todos los enchufados a la red eléctrica de este país tenemos contraída con las operadoras que realizan el suministro. El caso es que de poco le sirve a nuestros bolsillos que compremos lámparas halógenas para sustituir a las viejas bombillas de nuestras lámparas, apliques y plafones o que adquiramos carísimos y ahorrativos electrodomésticos: vamos a pagar más luz gracias a los complejos e ininteligibles acuerdos entre el estado y las operadoras del sector en la formación de la factura eléctrica.

La cuestión es que cada cierto tiempo nos suben la luz y no tenemos ni la menor idea de qué estamos pagando. A modo de resumen muy resumido: nos cobran por la luz consumida y por un concepto llamado costes regulados en el que se incluyen aspectos como la prima al carbón nacional y a las renovables, la compensación por homogeneizar los precios en el ámbito peninsular-extrapeninsular, y unas cuantas cosas más. ¿Esto justifica que les debamos una millonada cuando cada año estas corporaciones presumen de tener beneficios astronómicos?

El déficit tarifario es el desfase entre los costes reconocidos y los ingresos obtenidos vía tarifas. Algo muy distinto a lo que nos inculcan desde los lobbys energéticos como UNESA (la asociación de las cinco grandes corporaciones energéticas) para las que este concepto supone, supuestamente, la diferencia existente entre lo que pagamos por el consumo de electricidad y lo que cuesta realmente generar, canalizar y distribuir la energía. La cuestión es que las empresas suministradoras no dicen cuánto vale cada aspecto de los mencionados, simplemente se dedican a asegurar que todo junto es mucho más de lo que pagamos. En un escenario de libre competencia los precios se ajustarían inmediatamente a la ley de la oferta y la demanda. El problema es que en un sector en el que los precios están regulados políticamente en un escenario oligopolista, es imposible llegar al fondo del asunto.

Un asunto, el de la tarifa eléctrica, en el que están involucrados aspectos estratégicos del país, tanto políticos como económicos, pero que tendrán que ser revisados con profundidad de cara a un futuro. Vivimos una época de cambios profundos y la cuestión energética, oculta bajo los líos que tenemos con la crisis financiera, aparece en un segundo plano cuando será uno de los pilares básicos dentro de un emergente sistema de acumulación económica.

Lo interesante es el escenario de futuro que se dibuja en el corto plazo ante este planteamiento de la situación donde la voluntad política va a ser esencial para encauzarlo por los derroteros del interés general:

Primero, tenemos fuentes de energía como el petróleo o el carbón que están en declive por distintas razones —agotamiento y perjuicio medio ambiental, principalmente— y a las que hay que remplazar. La conversión de la industria automovilística lo confirma, qué marca no tiene en el mercado un vehículo, al menos, con tecnología de propulsión híbrida.

Segundo, las fuentes de energía renovables. Seguirán ahí y cada vez con mejores resultados que reducirán los plazos de amortización, uno de sus actuales caballos de batalla. Y será así a pesar del lobby de las eléctricas.

Tercero, a pesar de que es necesario hacer un uso más racional de la energía, la demanda ¿seguirá en aumento? Si esto es así, será obligatorio seguir basando el suministro en un sistema combinado de generación. Para ello habrá que construir nuevas centrales nucleares más eficientes pero que tendrán que ser amortizadas. ¿Las operadoras rebajarán sus márgenes de beneficio o pondrán sus precios al nivel de las renovables? Lo que está claro es que necesitan esos 24.000 millones de euros que dicen que les debemos para acometer nuevas inversiones sin que se resientan sus beneficios durante unos cuantos años. La batalla sucia contra las renovables ya ha empezado y su presencia en el mercado les molesta ya que gozan de subvenciones y del favor de la opinión pública. De hecho, como señalaré en el último punto, la nueva legislación sobre la generación doméstica de energía y el autoconsumo les hace perder parte del poder que tienen que aunque sea muy poco puede ser el principio del fin de un modelo energético centralizado y vertical.

Cuarto, aquí viene una curiosidad, ¿saldrá el Estado de su actitud ambivalente sobre la cuestión cuando admite conceptos como el déficit tarifario al mismo tiempo que duda en aplicar una sentencia de uno de sus tribunales? ¿El interés general prevalecerá sobre los intereses de particulares? Desde luego es difícil de asegurar cuando algunos ex mandatarios de distintos gobiernos pasan a engrosar la nómina de algunas de las operadoras energéticas.

Quinto, la situación del sistema financiero. Un actor importante, en el futuro y en el presente y, además, parte interesada en el actual sistema de costes regulados ya que el dinero que dicen que les debemos ha tenido que salir de algún lado.

Y sexto, la tecnología. Aquí se avistan nuevos modelos de generación y distribución de la energía orientados a la generación doméstica y autoconsumo. Aparecen conceptos como el balance neto que da respuestas a alguna de las interrogantes que plantean las energías renovables y que las hacen una opción viable, al menos para el consumo doméstico generalizado, en un plazo medio de tiempo. A día de hoy, las nuevas leyes y decretos no lo están poniendo nada fácil con farragosos trámites administrativos y son especialmente proteccionistas con el lobby.

Anuncios

2 pensamientos en “¿La burbuja del enchufe está a punto de estallar?

  1. Pingback: La burbuja del enchufe: ¿a punto de estallar?

  2. Déficit de tarifa = datos incontrolados que elaboran las eléctricas y que los gobiernos no se atreven a auditar… o sea, robo descarado… uno más 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s