Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar

Una de las pérdidas más sentidas en esta lucha que vivimos contra el capital es, sin duda, la de la clase media. Algunos hace tiempo que pusieron en práctica el popular dicho cuando veas la barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

En un artículo publicado en un diario se describe una estampa típica que representa este fenómeno en toda su esencia: un tipo vestido con ropa comprada en unos grandes almacenes de postín acude cada día a un comedor social de la caridad. Un publicista fue testigo de esta escena y tuvo la idea de rodar un anuncio para sensibilizar a la población de lo mal que están las cosas con el fin de ayudar a no sé qué, supongo que a ser caritativo.

El estado del bienestar nació con el florecimiento de la clase media erigiéndose ésta en el verdadero símbolo de la moderación económica, ideológica, cultural, religiosa y de todo cuanto nos venga a la cabeza. La idea del equilibrio moderado la teníamos metida en la cabeza, grabada a fuego, todo lo bueno era así porque se presentaba en su justa medida, ni más ni menos.

Pero si bien la clase media ha sido el catalizador del desarrollo económico y social en éste y en el resto de los países occidentales, ha sido también la que ha votado a corruptos y ladrones, la que dejó su dinero en manos de los sádicos del mercadeo de capitales y la que dice que no se puede hacer otra cosa y no va a hacer nada contra el pago de la deuda ilegítima que los políticos han contraido con las operadoras eléctricas o con los malditos mercados.

Los políticos, que siempre han fijado el objetivo de su discurso en la clase media, ahora ven como tienen que cambiar el contenido de sus promesas. De la descentralización y la mejora de las prestaciones sociales pasan al discurso conservador y nacionalista, centralista, localista o periférico, qué más da.

La era post democrática, como anuncian algunos sociólogos, enseña un panorama basado en sociedades autoritarias, organizadas en tribus al servicio de las grandes corporaciones, desclasada y con subculturas desconectadas entre si. ¿Francis Fukuyama tenía razón al avanzar el fin de la historia? Este es el fin de una época pero vendrán otras.

Este blog cumple hoy tres años. Muchas gracias a tod@s l@s que lo siguen.

Anuncios

3 pensamientos en “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s