Vamos de “coca” hasta el culo

Nunca leí una definición tan acertada como la que realizó el historiador británico Niall Ferguson en una entrevista promocional que hizo para un diario de este país: el nacionalismo es la cocaína de las clases medias. Pues si es así, vamos todos hasta el culo de coca. Los de arriba la toman porque les da la gana y los de abajo —los que antes estábamos en el medio—  porque nos la recetan los de arriba.

El tratamiento de desintoxicación: todavía no existe. Podría ser la creación de un estado europeo, sin sentimentalismos ni símbolos, una auténtica ciudadanía europea basada en la construcción de un estado solidario que bla, bla, bla y bla.

El problema: que como contrato social que es, fundarlo sobre el matrimonio con la hipoteca (la deuda, vía rescate o sucedáneos) puede asfixiar y reavivar la necesidad de experimentar la falsa sensación estimulante que caracteriza a la coca y que nos hace creer que podemos ser libres y dueños de nuestro propio destino, vamos, el pueblo elegido —con sus pueblitos, claro está—. Esto va para muy largo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s