Es ley de vida: las circunstancias cambian

sociologia-anthony-giddens-6ta-edicion-1624-MLU30359295_7963-FLe preguntan en una entrevista al reputado sociólogo británico, Anthony Giddens, que además es Lord, si puede producirse en el Reino Unido actual un hecho similar al que le ocurrió a él: que siendo hijo de trabajador del metro de la City llegase a tener tal autoridad y notoriedad en la escala social al serle conferido semejante título nobiliario. El londinense, con tres cuartos de siglo a sus espaldas, se sintió, según el periodista, incómodo con semejante cuestión a lo que respondió con un simple “las circunstancias históricas son diferentes”.

Al tipo le guardo mucho respeto, me gusta leerle a pesar de su apego a codearse con el poder, no en vano fue uno de los asesores de Tony Blair en lo que se llamó la “Tercera vía”, una versión a la británica de la socialdemocracia, además de su propia invención. Tampoco es que se haya calentado mucho la cabeza el Giddens este con su respuesta.

La historia está ahí para contarla como nos conviene aprovechándose el que la relata de la mala memoria de sus contemporáneos vivos. Y qué voy a decir de los que se basan, no en su propia experiencia, sino en la de otros que ya no están para preguntarles. Sea como fuere, la Historia, ahora con mayúsculas, puesta y vista sobre una línea, está sujeta a interpretación, muchas veces ruines.

En el siglo XIX, influenciado el posible intérprete por la tesis evolucionistas de Darwin, la historia de la humanidad y sus grupos se consideraba un relato valorativo de carácter ascendente, en lo cualitativo y lo cuantitativo, haciendo más hincapié en lo último que en lo primero. Son los tiempos de la Fe en el progreso, de una burguesía en ascenso que buscaba su lugar privilegiado en la escala social. Aparecen los científicos sociales burgueses (no podía ser de otra forma, los desfavorecidos bastante tenían con planear cómo comer todo los días. Pensar, reflexionar, era para los que tenían tiempo): Spencer, Marx, Comte, Engels, unos se ponían del lado de los llamados a heredar el poder y los otros del de la mayoría.

El siglo XX nos trae a una burguesía en su sitio. Poniendo y quitando lo que se les antoja. Ahora el principal objetivo es detener el tiempo. El cambio no es importante ni interesante: el equilibrio prima sobre la transformación. Pasamos de Heráclito a Parménides sin solución de continuidad. La linealidad deja paso a la recursividad, al sistema, a la función. Todo lo que puede poner en peligro a éste es una anomalía que debe ser resuelta. Toma impulso el sueño americano y el estado de bienestar que generan sus propios equilibrios en el sistema. Parsons, Luhmann, Durkheim, Merton, Radcliffe-Brown, se encargan de fundar y dar forma al funcionalismo estructural que tienen en Habermas, Giddens, Mills o Elias, cada uno a su estilo, una postura intelectual crítica ante las teorías del sistema social en la que toma todo el protagonismo el análisis de la acción social.

Y ya metidos en el siglo XXI, qué tenemos: un estado-nación producto de una burguesía en ascenso reconvertido en estado-gestor por una élite a la que ya no se le puede llamar burguesía porque ser propietario de medios de producción no te incluye en el club. Tampoco existe ya el proletariado, al menos en Occidente, la segmentación de la conciencia es inapelable generando múltiples significados de una realidad que ya no es única ni objetiva. Las estructuras jerárquicas han dejado paso a la interdependencias y a la multilateralidad. Las élites también se han semantizado (perdón por la palabrota). Ya no es cuestión de redefinir ni las izquierdas ni las derechas: la Fe en el progreso ha causado baja. No es un problema, es que las circunstancias históricas son diferentes, como dice mi venerado Giddens.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s