¿Un nivel alto de bienestar requiere de una sociedad que valore el igualitarismo?

Parece evidente que valores como la igualdad y el nivel de bienestar de una sociedad tienen mucho que ver pero ¿todos tenemos claro el signo de dicha relación? Es decir, ¿una sociedad con un estado social avanzado se construye desde la base de una población que hace del igualatarismo su valor bandera?

Una investigación basada en la quinta oleada de la Encuesta Social Europea (ESS) sobre actitudes y valores de la población, presentaba unas conclusiones bastante curiosas, a juzgar por los comentarios de los propios autores del estudio. Debajo podemos ver un mapa que representa el significado que tiene el valor igualitarismo para las distintas sociedades europeas que ha sido tomado de dicho artículo:

igualitarismo_ue

Estados del bienestar hay unos cuantos, tantos como países, aunque se les puede agrupar en diferentes modelos en función de la eficiencia —capacidad para mantener altas tasas de empleo—, y el grado de distribución de la riqueza que genera la sociedad. Si nos fijamos en los países nórdicos, veríamos que éstos obtienen resultados óptimos en ambos apartados, sin embargo, el igualitarismo no sería el valor más importante en su escala colectiva.modelos_de_bienestar_en_europaLos países con valores menos igualitarios serían, según la ESS, los países nórdicos, Alemania, el Reino Unido e Irlanda. Los dos últimos se ajustan al estereotipo pero los primeros, se alejan bastante. Por el contrario, en los países mediterráneos la sed de igualdad está más presente. ¿Se podría plantear como hipótesis que allí donde la equidad es real es menos valorada y viceversa? Puede ser pero también es posible que esta información la utilicen los partidos políticos para elaborar los discursos con los que tratarán de llevarnos al huerto. Echemos un vistazo a estos datos:

ingresos_estado_union_europeaLa lógica dice que cuanto más inversión se realice en bienestar, menor será el nivel de probreza de una sociedad. Según los datos anteriormente reseñados el sistema fiscal español tiene un problema de diseño, por más que se le quiera echar la culpa de todos los males a la economía sumergida (Italia también la padece de forma análoga a España y recauda mucho más, arriba se pueden ver los datos comparados de ingresos). Vamos, que se recauda poco y mal. No parece, por tanto, que bajar los impuestos sea la mejor idea en estos momentos como prometen algunos, so pena de seguir atizándole al maltrecho y paupérrimo estado de bienestar que nos queda. Es posible que la eficiencia en la gestión de la administración del estado suponga una dimensión de la justicia redistributiva que haya que sacar a relucir.

De momento, se considera ineficiente, dentro del discurso político preponderante en España, todo lo que tenga que ver con la gestión de lo público en oposición a la privada. Desde luego podría ser así la administración tributaria producto de un mal diseño político del impuesto pero, en cambio, el sistema sanitario español es considerado uno de los mejores del mundo, según Bloomberg. Dentro de este ambiente nacen falacias (como que sobran funcionarios o que los impuestos que pagamos son muy altos) que desvían la atención sobre los problemas realmente capitales de la sociedad española.

Pensemos, por un momento, en la economia de la mayoría de las familias españolas. Su renta disponible se ha visto reducida por un recorte de sus sueldos. ¿La mejor forma incrementarlo es bajando impuestos? Algunos expertos piensan que sí. Pero no es menos cierto que la población sufre limitaciones más severas como pagar durante 30 o 40 años (volver al nivel de bienestar anterior a la crisis dicen que nos costará 20 años) por una casa cuyo precio fue engordado con esteroides producto de la burbuja inmobiliaria. Una quita del 38,5% en las cuotas de las 1.238.890 hipotecas que se firmaron en 2007 (porcentaje que supone la caída acumulada del precio de la vivienda desde dicho año) daría mejores resultados que las puesta en práctica de ciertas promesas electoralistas que vamos a sufrir de aquí al año 2015. Eso sin hablar de los cárteles energéticos, de la electricidad y del petróleo, que también le dan otro hermoso bocado a la renta de las familias.

Desde luego, al poder político le es más fácil explicar en España, y justificarlo, una bajada de impuestos recubierta con el papel de celofán del igualitarismo que obligar a bancos, farmacéuticas, eléctricas y petroleras a reducirles sus pingües beneficios, ya sea por vía fiscal, ya sea por el menoscabo de sus prácticas abusivas.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-tstyle-rowband-size:1;
mso-tstyle-colband-size:1;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
border:solid white 1.0pt;
mso-border-themecolor:background1;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-border-insideh:.75pt solid white;
mso-border-insideh-themecolor:background1;
mso-border-insidev:.75pt solid white;
mso-border-insidev-themecolor:background1;
mso-tstyle-shading:#FDE4D0;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:63;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6FirstRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:first-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6LastRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:last-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6FirstCol
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:first-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6LastCol
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:last-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:cell-none;
mso-tstyle-border-left:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:cell-none;
mso-tstyle-border-right:cell-none;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6OddColumn
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:odd-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#FBCAA2;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:127;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6OddRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:odd-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#FBCAA2;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:127;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insideh-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;}

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-tstyle-rowband-size:1;
mso-tstyle-colband-size:1;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
border:solid white 1.0pt;
mso-border-themecolor:background1;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-border-insideh:.75pt solid white;
mso-border-insideh-themecolor:background1;
mso-border-insidev:.75pt solid white;
mso-border-insidev-themecolor:background1;
mso-tstyle-shading:#FDE4D0;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:63;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6FirstRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:first-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6LastRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:last-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6FirstCol
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:first-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6LastCol
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:last-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:cell-none;
mso-tstyle-border-left:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:cell-none;
mso-tstyle-border-right:cell-none;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6OddColumn
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:odd-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#FBCAA2;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:127;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6OddRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:odd-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#FBCAA2;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:127;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insideh-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;}

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-tstyle-rowband-size:1;
mso-tstyle-colband-size:1;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
border:solid white 1.0pt;
mso-border-themecolor:background1;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-border-insideh:.75pt solid white;
mso-border-insideh-themecolor:background1;
mso-border-insidev:.75pt solid white;
mso-border-insidev-themecolor:background1;
mso-tstyle-shading:#FDE4D0;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:63;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6FirstRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:first-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6LastRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:last-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6FirstCol
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:first-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6LastCol
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:last-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#F79646;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-border-top:cell-none;
mso-tstyle-border-left:3.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:cell-none;
mso-tstyle-border-right:cell-none;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;
color:white;
mso-themecolor:background1;
mso-ansi-font-weight:bold;
mso-bidi-font-weight:bold;
mso-ansi-font-style:normal;
mso-bidi-font-style:normal;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6OddColumn
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:odd-column;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#FBCAA2;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:127;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:cell-none;
mso-tstyle-border-insidev:cell-none;}
table.MsoTableMediumGrid3Accent6OddRow
{mso-style-name:”Cuadrícula media 3 – Énfasis 6″;
mso-table-condition:odd-row;
mso-style-priority:69;
mso-style-unhide:no;
mso-tstyle-shading:#FBCAA2;
mso-tstyle-shading-themecolor:accent6;
mso-tstyle-shading-themetint:127;
mso-tstyle-border-top:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-top-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-left:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-left-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-bottom:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-bottom-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-right:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-right-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insideh:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insideh-themecolor:background1;
mso-tstyle-border-insidev:1.0pt solid white;
mso-tstyle-border-insidev-themecolor:background1;}

¿Smartphone o coche?

Leo en un artículo que la población juvenil prefiere las tabletas y smartphones a los coches. Dice, además, que los símbolos de una generación se definen bajo la premisa de eludir cargas pesadas y que, por tanto, el estatus pasará a medirse de otra forma, ¿los dispositivos inteligentes? No creo. Se trata, sin embargo, del reflejo de dos momentos históricos distintos donde el coche y el computador tienen significados diferentes en nuestra vida cotidiana.

La última Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES) celebrada en Las Vegas (Nevada, EE.UU.), será recordada por un concepto que vamos a escuchar hasta aburrirnos: el internet de las cosas. En pocos años, el slogan ponga un sensor en su vida nos parecerá desfasado, demodé y trasnochado. Electrodomésticos, prendas de vestir, artilugios aplicables a los alimentos o a nuestra liturgia de aseo personal —entre otros muchos aspectos de la vida cotidiana— servirán para captar de forma prácticamente invisible una constelación de datos hasta ahora nunca imaginados sobre nosotros mismos y lo que hacemos. El quantified self —o la cuantificación de uno mismo— de la que habla el profesor de la IE Bussines School, Enrique Dans, es una tendencia en la actualidad que pasará a convertirse en una actividad de lo más normal.

lentillas-Android-Google-1

Para muestra un botón: muchos de los que salimos a correr por las mañanas, tardes o noches llevamos un teléfono que cuenta la distancia que corremos, el desnivel acumulado del territorio, la calorías consumidas, el registro de la frecuencia cardiaca, un mapa con le recorrido realizado, etc. Además, podemos realizar planes de entrenamiento para preparar competiciones o reducir peso, entre otras cosas. Y esto lo hacen smartphones que cuestan 100 euros. Sin hablar de los últimos ingenios: unas lentillas que nos indican el nivel de glucosa en sangre o realizar análisis de sangre sin extracción. De todo se encargan los sensores.

Y esto es posible gracias a las tecnologías de la comunicaciones y la generalización de la conectividad. Según los datos de los que ya disponemos, estar conectados a algo es la generalidad y no lo que parece una obsesión de, relativamente, unos pocos. De hecho, en España la mitad de nosotros ha estado conectado a internet, al menos a través de su smartphone, en el último año, lo que supone 700.000 usuarios de la red más que en 2012. Con cerca de 19 millones de ciudadanos de este país usando internet todos los días, debemos decir que conectarse es mucho más que una moda. Para rematar el escenario, el incremento de la banda ancha movil (para smartphones y tabletas) sigue ganando adeptos en detrimento de la banda ancha fija (que usan ordenadores y portátiles), todos los datos citados de acuerdo con un informe elaborado por la Fundación Telefónica, La sociedad de la información en España 2013.

El coche es un elementspain-car-market-by-segments-2012o que simbolizó durante poco más de medio siglo una forma de vivir, unos valores impuestos por un modelo de acumulación capitalista basado en el consumo generalizado, en el trabajo para toda la vida, el vehículo como elemento de estatus fácilmente identificable y que hacía visible, a su vez, un sistema de estratificación social, el resumen visual del ‘american way of life’, de las aspiraciones de la familia nuclear, de la libertad y del individualismo al alcance de todos. Como prueba de ello, los propios vehículos se clasifican en tamaños, prestaciones y elementos de diseño diferenciadores dividos en segmentos que van desde el ‘A’ —utilitarios urbanos, los más básicos, sencillos y baratos— al ‘F’ que corresponde a la mitificada gama alta.

Las cifras que cita el artículo con el que he comenzado esta entrada son significativas. El número de conductores jóvenes disminuye, en Estados Unidos también. En cambio, aumentan los que usan transportes colectivos. ¿La crisis? Seguro, y también las pocas ganas de sufrir la carga económica de cuotas bancarias y reparaciones que esperan a la vuelta de la esquina. La individualidad seguirá siendo un valor, basada en la acentuación de la racionalidad, el quantified self es una prueba de ello. Otro valor indiscutible como la libertad adquiere nuevos matices como la autonomía, la seguridad y la privacidad.

El coche no va a morir, seguirá siendo una herramienta importante. Simplemente, pierde centralidad como elemento definidor del status. El espacio y el tiempo se separán gracias a las nuevas tecnologías, como dijo Giddens en Vivir en una sociedad post-tradicional. El coche ya no es esencial puesto que ya no es imprescindible estar en ningún sitio concreto para hacerlo todo. La globalización es la consecuencia, como también dijo el sociologo británico, de los cambios en el capitalismo y la sociedad.

De esta forma, de un sistema estratificado, con el coche como exponente principal, estamos pasando a otro en el que la red se hace visible y toma relevancia, el smartphone puede ser un buen representante de esta nueva etapa. Pasamos de una estructura vertical, estática y ordenada a otra de tipo horizontal y dinámica que no sólo conecta a personas, también al resto de seres vivos no humanos y al medioambiente. Una red de relaciones —conexiones— desigual y desequilibrada que redefine la perspectiva que tenemos de todo. Debemos redefinir el concepto de poder y sus manifestaciones, y con ellos las ideologías y las propuestas para alcanzar el bienestar de las sociedades. Vuelve a haber mucho trabajo por hacer, hay que construir un nuevo paradigma.

 

 

 

La desigualdad entre ricos y pobres en la Unión Europea

Un diario nacional publicó ayer un artículo que hace hincapié en un hecho que no pasa desapercibido para nadie y que lleva por título la desigualdad corroe el proyecto europeo. En el texto se hace referencia a un proceso del que se ha hablado mucho, además con datos que lo apoyan: en las última década los ricos han conseguido ser más ricos y los pobres más pobres, en este último caso no porque se lo hayan buscado.

El artículo señala que los países que sufren este proceso con mayor intensidad son los países del sur y este de Europa, así como, los bañados por el mar Báltico además del Reino Unido e Irlanda. Por el contrario, donde las diferencias entre ricos y pobres son menores figuran los centroeuropeos caso de los Países Bajos y Bélgica, los países nórdicos y en menor medida Francia, Alemania y Austria, tal y como se puede ver en el mapa de debajo ofrecido por Eurostat. La heterogeneidad, como se puede apreciar, es un hecho. Los países con el índice más bajo serían los que presentan menos diferencias de ingresos entre los que más tienen y los que menos.

coeficiente_gini_2012_union_europeaLa clasificación anterior supone una radiografía del estado actual de la situación de desigualdad en la Unión. La perspectiva dinámica también arroja momentos bien diferentes entre unos y otros. Las estadísticas confeccionadas por Eurostat dicen que si bien las diferencias entre los que más tienen y los que menos se agrandan en el caso de España o Grecia y, curiosamente, de Dinamarca y Suecia; las ricos y pobres en otros países ven reducida la separación entre ellos, como en el caso de los Países Bajos, Noruega, República Checa o Alemania aunque después de terminar con procesos al alza con los que despidieron la década pasada.

Las realidades que disfrutan y sufren en cada país son muy diferentes aunque podríamos agruparlas en seis tipos según la situación —desigualdad/equidad— y el proceso en el que se encuentran —hacia la desigualdad/estacionados/hacia la igualdad—. Los países desiguales son todos aquellos que tienen un Coeficiente de Gini mayor de 30,5 puntos  (es un límite arbitrario) según los datos del Eurostat citados anteriormente y los equitativos los que están por debajo de ese dato. Los que tienden hacia la igualdad son los que entre el año 2004 y el 2012 han visto reducido ese coeficiente; los estacionados los que permanecen idénticos este indicador en dicho periodo de tiempo (o las variaciones son de apenas décimas); y los que tienden a la desigualdad son los que han visto aumentado el Coeficiente de Gini en la última década.

clasificación_paises_union_europea_desigualdadNo es difícil hacerse una idea del panorama que se divisa en un futuro cercano. Las tendencias están claras. En el caso español, que es el que conozco mejor por motivos obvios, son particularmente negativas. La inercia en esta última década ha llevado a muchos países a mantenerse, unos cuantos, y a profundizar, muchos de ellos, en el camino de la desigualdad, con años de vacas gordas incluidas. Esperar una mejoría en un momento de recortes en la inversión en bienestar social o la reducción de salarios es una forma de negar las tendencias que tienen su raíz en momentos anteriores a la crisis.

En cuanto al proyecto europeo, la construcción de un verdadero supraestado, es un proceso que deambula sin rumbo definido debido a la heterogeneidad reinante. Hemos visto que existen, al menos, seis grandes situaciones que corresponden a otras tantas formas de entender la Unión Europea y lo que se espera de ella. De momento, el motor de este proceso de integración lo llevan ciertos partidos políticos situados en una tenúe izquierda con aires derechones y el centro-derecha, con liberales, socialdemócratas y democristianos como principales valedores y con excasas, o ninguna, ideas para solucionar el problema de la desigualdad que no sólo corroe al gran proyecto, también a las entrañas de cada sociedad.

 

Vamos de “coca” hasta el culo

Nunca leí una definición tan acertada como la que realizó el historiador británico Niall Ferguson en una entrevista promocional que hizo para un diario de este país: el nacionalismo es la cocaína de las clases medias. Pues si es así, vamos todos hasta el culo de coca. Los de arriba la toman porque les da la gana y los de abajo —los que antes estábamos en el medio—  porque nos la recetan los de arriba.

El tratamiento de desintoxicación: todavía no existe. Podría ser la creación de un estado europeo, sin sentimentalismos ni símbolos, una auténtica ciudadanía europea basada en la construcción de un estado solidario que bla, bla, bla y bla.

El problema: que como contrato social que es, fundarlo sobre el matrimonio con la hipoteca (la deuda, vía rescate o sucedáneos) puede asfixiar y reavivar la necesidad de experimentar la falsa sensación estimulante que caracteriza a la coca y que nos hace creer que podemos ser libres y dueños de nuestro propio destino, vamos, el pueblo elegido —con sus pueblitos, claro está—. Esto va para muy largo.

Vamos de "coca" hasta el culo

Nunca leí una definición tan acertada como la que realizó el historiador británico Niall Ferguson en una entrevista promocional que hizo para un diario de este país: el nacionalismo es la cocaína de las clases medias. Pues si es así, vamos todos hasta el culo de coca. Los de arriba la toman porque les da la gana y los de abajo —los que antes estábamos en el medio—  porque nos la recetan los de arriba.

El tratamiento de desintoxicación: todavía no existe. Podría ser la creación de un estado europeo, sin sentimentalismos ni símbolos, una auténtica ciudadanía europea basada en la construcción de un estado solidario que bla, bla, bla y bla.

El problema: que como contrato social que es, fundarlo sobre el matrimonio con la hipoteca (la deuda, vía rescate o sucedáneos) puede asfixiar y reavivar la necesidad de experimentar la falsa sensación estimulante que caracteriza a la coca y que nos hace creer que podemos ser libres y dueños de nuestro propio destino, vamos, el pueblo elegido —con sus pueblitos, claro está—. Esto va para muy largo.

Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar

Una de las pérdidas más sentidas en esta lucha que vivimos contra el capital es, sin duda, la de la clase media. Algunos hace tiempo que pusieron en práctica el popular dicho cuando veas la barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar. Sigue leyendo